19
Mar

El Patrimonio Histórico de Soto del Real

Presentamos, en formato cine-fórum, dos cortos cinematográficos sobre el Destacamento Penal de Chozas de la Sierra. «Paisajes para Después de una Guerra» de Víctor Matellano y un avance del documental «Estos Muros» de Alberto Pascual. La cita es el viernes 26 de marzo a las 19h en el Centro de Arte y Turismo (CAT) de Soto del Real. El evento es gratuito, respetando aforo y las medidas de seguridad por el Covid-19. Se recomienda llegar con al menos 15 mins de adelanto, para facilitar la entrada escalonada y ubicación de la gente asistente.

La construcción del ferrocarril directo Madrid-Burgos se inició en 1928, tras un largo período reivindicativo desde Burgos. El proyecto cobraba sentido para los burgaleses al poder contar con un trayecto más corto y rápido con Madrid, sin necesidad de pasar por Valladolid. Con todo, el tramo entre el río Lozoya y Madrid se dejó pendiente hasta determinar la ubicación de la estación de salida. Finalmente, tras la Guerra Civil, dicho tramo comenzó a realizarse mediante el empleo de mano de obra de presos republicanos, acogidos al sistema de Redención de Penas por el Trabajo, y, poco después, con presos comunes, además de obreros libres. Para ello, se instalaron 11 destacamentos penales en las localidades de Madrid, Fuencarral, Colmenar Viejo (dos de ellos) Chozas de la Sierra, Miraflores de la Sierra, Bustarviejo, Valdemanco, Lozoyuela (dos de ellos, como filiales de Valdemanco y de Garganta de los Montes) y Garganta de los Montes. Dichos destacamentos estuvieron funcionando entre 1941 (Colmenar Viejo, Miraflores de la Sierra y Valdemanco) y 1955 (Fuencarral), quedando finalizada la banqueta de la vía y las obras de las infraestructura más destacadas, y dejando pendiente la instalación de los raíles, hasta que, tras diversos avatares, tuvo lugar su inauguración el 4 de julio de 1968.

El trayecto de 19 km que discurre entre Colmenar Viejo y Soto del Real se encargó a la empresa Elizarán, levantándose un destacamento en Las Jarillas (Colmenar Viejo), como filial de Chozas de la Sierra (Soto del Real). Los restos de éste último se localizan en el denominado “Puente de los once ojos”, nombre popular dado al viaducto del ferrocarril, por sus once arcos, en el punto kilométrico 40,750 de la línea. La instalación del destacamento tuvo lugar el 18 de julio de 1942, bien comunicado por un pequeño camino con dicha localidad. Uno de los problemas más destacados para su emplazamiento fue la localización de puntos de agua, a pesar de caracterizarse esta zona geológica por un corredor de calizas, con abundante agua subterránea entre el actual embalse de Manzanares El Real y Guadalix de la Sierra.

En enero de 1948 se emplearon hasta 154 penados, y entre sus obras, cabe destacar el ya comentado viaducto y la estación de Manzanares-Soto del Real. Su desmantelamiento tuvo lugar con posterioridad a agosto de 1949. Tras su abandono, el espacio se amortizó con la instalación de una explotación agro-ganadera, aunque aún se conservan en aceptable estado sus ruinas, manteniéndose en pie sus cuatro alzados, junto con los restos de otras tantas estructuras complementarias.